Salsa de Pizza vs Salsa de Tomate: Todo lo que necesita saber

Pasar por las calles en estos días de verano puede dejarte inundado por un olor familiar. ¡Alguien está cocinando tomates!

Este es sin duda uno de los mejores indicadores de que la temporada de estos finos frutos está en pleno apogeo. Una de las eternas preguntas de debate es: ¿el tomate es fruta o verdura?

Es una fruta. Digámoslo así: Una fruta que vemos y cultivamos con gusto en nuestros huertos. Se come cruda, o se utiliza en salsas, es el rey polivalente de cada cocina.

Esta deliciosa salsa, la más común como la salsa de tomate simple y hoy en día cada vez más popular salsa para pizza trae otra pregunta: ¿son estas dos salsas la misma cosa?

Entre estas dos salsas hay un mundo de diferencias y, en contra de la opinión común de que ambas son salsas similares o incluso idénticas, son dos cosas totalmente diferentes.

Aparte de los numerosos procedimientos de preparación, la salsa de tomate tiene otras tantas variedades y suele venir aderezada con un poco de hierbas y especias diferentes.

La salsa de tomate la utilizamos para una gran variedad de platos , así como al natural, mientras que la salsa para pizza la ponemos sólo en la pizza. Además, la salsa de tomate se cocina mientras que la salsa para pizza no.

La salsa de tomate sólo lleva una pizca de sal, o hierbas y especias. La salsa para pizza, en cambio, lleva determinados ingredientes de base y especias.

En este artículo, le guiaremos a través de las principales similitudes y diferencias entre estas dos salsas.

Tabla de contenidos

    Salsa para pizza

    La salsa para pizza es un plato típico italiano que se está popularizando en todo el mundo y que da a la pizza una textura cremosa y con queso que desborda el suave pan horneado.

    Aunque en muchas de sus variantes, la salsa de la pizza estará basada en el tomate, no tiene por qué ser exclusivamente de tomate.

    El acento de la pizza está en su cobertura más que en la salsa base. En muchos casos, será también la salsa base blanca, como la bechamel, en función de otros ingredientes combinados que al final forman el topping deseado.

    Si se trata de salsa de tomate para pizza, el tipo más común es un puré de tomate o tomates enlatados combinados con aceite de oliva y hierbas como albahaca, ajo y orégano para darle ese olor específico y atractivo de la pizza .

    La salsa de la pizza absorberá todo su ingrediente de calidad durante la cocción en un horno y no hay necesidad de precocinarla como la salsa de tomate.

    Salsa de tomate

    Comparada con la salsa para pizza, la salsa de tomate es algo completamente diferente. Se trata de la sensación rápida y ligera de los tomates en la boca.

    La salsa de tomate es una de las recetas más utilizadas en todo el mundo. Tiene un montón de variaciones, como el puré de tomate, la pasta de tomate y otras. Incluso la salsa más básica recibe muchos nombres diferentes (tomate-albahaca, marinara, cebolla-tomate en trozos, rústica, clásica).

    La base es, por supuesto, el propio tomate, al que se le quita la piel y las semillas y se cocina con o sin la adición de especias y hierbas.

    Una de las opciones más comunes incluye sólo la sal y suele, en comparación con la salsa para pizza, cocinarse incluso un par de horas, con un rango recomendado, según la receta utilizada de 30 minutos a incluso 120 minutos.

    La pulpa del tomate es suave y fácil de cocinar y no necesita ningún espesante; por el contrario, se puede añadir un poco de agua para obtener variaciones más finas de la salsa.

    La salsa de tomate puede utilizarse como complemento de tantas comidas y con tantas variaciones que sólo el cielo es el límite de su imaginación.

    Es un sabroso complemento para cualquier comida, ya sea a base de verduras o carne, pasta, cócteles o platos de repostería. Es decir, baila bien con casi todo.

    La salsa de tomate se presenta en tres variantes básicas:

    • Las salsas de pasta a base de tomate de larga cocción harán que consiga un sabor rico y complejo.
    • Salsas de tomate apenas cocidas que tienen un sabor algo más ligero y son más reconocibles que los tomates frescos. Un poco de cocción ablanda los tomates y resalta su dulzura.
    • Las salsas sin cocer son brillantes y refrescantes, y se preparan mejor con tomates de verano bien maduros.

    ¿Diferencias entre la pizza y la salsa de tomate?

    Salsa de tomate
    Salsa para pizza

    • La salsa de tomate es un tipo de salsa hecha con tomates maduros mezclados sólo con sal o con una combinación de hierbas y especias
    • Tiene una base de tomate simple
    • Esta salsa va bien con una variedad de platos; carne, aves, pasta, verduras, cócteles
    • Las salsas de tomate se cocinan
    • La salsa para pizza es un tipo de salsa que usamos sólo en las pizzas
    • Comúnmente tiene una base de tomate, sin embargo, puede estar basada en salsas blancas cremosas como la bechamel o tener una base de pesto en lugar de tomate
    • Esta salsa sólo va con la pizza
    • Las salsas para pizza no requieren cocción previa

    Ahora que entendemos bien las diferencias entre las dos salsas , le daremos las dos recetas básicas para cada una, permitiéndole trabajar con ellas en la dirección que desee.

    Receta básica de salsa para pizza

    Ingredientes:

    • Una lata de salsa de tomate o pasta de tomate
    • 1 ½ cucharada de orégano molido
    • Una cucharadita de ajo seco picado
    • Una cucharadita de pimienta roja seca (opcional)

    Instrucciones:

    Coge un bol mediano y mezcla todos los ingredientes removiendo durante 1-2 minutos hasta conseguir la textura cremosa.

    No pierdas de vista el tiempo de cocción, ya que influye en el espesor. Con menos tiempo de cocción la salsa será más fina, mientras que con más tiempo la salsa será más espesa.

    Receta básica de salsa de tomate

    Ingredientes:

    • 2 cucharadas de aceite de oliva
    • 1/2 cebolla mediana finamente picada
    • 1 zanahoria pequeña, finamente picada (opcional)
    • un tallo pequeño de perejil y apio, picados finamente
    • 1 diente de ajo picado
    • 1/2 cucharadita de albahaca seca
    • 1 ¾ de libra de tomates frescos pelados, sin semillas y picados
    • pimienta negra y sal al gusto

    Instrucciones:

    Calentar el aceite de oliva en un recipiente grande a fuego medio y cocinar suavemente la cebolla , la zanahoria, el apio y el perejil, remover para cubrir. Reduzca el fuego a bajo y deje que se cocine durante unos 15 a 20 minutos hasta que las verduras se ablanden por completo.

    Remover de vez en cuando. Añada el ajo y los tomates, la albahaca, la sal y la pimienta, y removiendo de vez en cuando cocine durante otros 20 o 30 minutos hasta conseguir la textura deseada.

    Preguntas relacionadas

    ¿Cuáles son algunos consejos para hacer la salsa de tomate?

    Para ayudarte a conseguir ese sabor tan especial aquí tienes más consejos que te ayudarán a conseguir esa salsa de tomate tan perfecta.

    Siempre puedes añadir un poco de vino. Tanto el vino blanco como el tinto funcionarán perfectamente añadiendo algo de sabor a la salsa de tomate. Otra buena opción es considerar la posibilidad de asar los tomates primero.

    Añadir un poco de parmesano o simplemente remover un poco de mantequilla también te ayudará a conseguir una versión más sofisticada y distinta de una salsa de tomate fina

    ¿Puedo utilizar salsa de tomate en lugar de salsa para pizza?

    La salsa de tomate es la salsa con base de tomate. Y como tal está pensada para muchos tipos de platos como aves, carnes, verduras, pasta, y mucho más. Sin embargo, como su nombre indica, la salsa para pizza es la que mejor se utiliza como salsa para pizza únicamente.

    ¿Cómo conservar la salsa de tomate casera y la salsa para pizza?

    La salsa para pizza debe utilizarse inmediatamente. No se recomienda conservarla de cualquier manera o mantenerla más tiempo del necesario durante el proceso de cocción.

    En cuanto a la salsa de tomate, tanto el azúcar como el vinagre son buenos conservantes. Necesitarás recipientes esterilizados, poniéndolos en agua hirviendo durante unos 20 minutos será suficiente.

    Añade la salsa, sella el recipiente y vuelve a hervir durante otros 10 minutos. Guárdalo en un lugar fresco y alejado de la luz solar directa.

    Entradas Relacionadas

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir