¿Se puede congelar la salsa casera?

No hay nada mejor que la salsa casera, especialmente cuando se hace con los mejores ingredientes. El maridaje perfecto para tacos, burritos, enchiladas y mucho más. La comida mexicana no estaría completa sin ella y vale la pena hacerla en casa, donde puedes hacerla más especial.

Para mantener tu salsa casera cuando la necesites, puedes congelarla para usarla en el futuro. Sí, has oído bien. Es la mejor manera de guardar tu salsa casera para que te dure más tiempo y puedas disfrutarla en la próxima comida en la que se pida este dip especial.

Tabla de contenidos

    Congelar la salsa casera

    Puedes elegir una de estas opciones sobre dónde guardar tu salsa casera: bolsas de congelación ziplock, mason jars, recipiente hermético o Tupperware. Personalmente prefiero las bolsas de congelación ziplock ya que son fáciles de almacenar en lotes y se pueden descongelar fácilmente en la nevera cuando lo necesites.

    Sea cual sea tu preferencia, asegúrate de que todos los recipientes de almacenamiento estén limpios y esterilizados. Por ejemplo, si utilizas tarros de cristal o recipientes herméticos, tienes que lavarlos bien y sumergirlos en agua hirviendo para eliminar todas las bacterias. Limpia el exceso de agua y utilízalo para guardar la salsa.

    Es muy aconsejable utilizar pequeños recipientes de almacenamiento para que puedas hacer lotes de tu salsa casera para descongelarla fácilmente. La tendencia cuando la guardas en un solo recipiente grande es que puede ser un reto sacarla para descongelar porque se endurece al congelarse. Los recipientes pequeños te permiten descongelar tu salsa casera sin desperdiciar ni una sola gota para tu próxima preparación de comida.

    Transfiere tu salsa casera a recipientes de almacenamiento limpios. No lo llenes del todo y deja al menos media pulgada de espacio desde la tapa.

    Tapa el recipiente y asegúrate de que está bien cerrado, sin permitir que ningún indicio de aire frío forme grumos de congelación en la salsa.

    Etiqueta tu salsa para controlar la fecha de caducidad. Es mejor controlar la fecha de caducidad de todos los alimentos que se guardan en el congelador para evitar que se contaminen o que se coman alimentos estropeados.

    Cómo hacer salsa congelada casera

    Si aún no has probado esto, este es el mejor momento para hacerlo. Ahórrate el tener que hacer salsa desde cero todo el tiempo y congela algunos extras para usarlos en el futuro. Aquí tienes una receta especial que puedes seguir en casa.

    Ingredientes:

    • 12 tazas de tomates maduros picados
    • 2 cebollas picadas

    Instrucciones:

    1. En una olla grande, hervir un poco de agua y dejar caer todos los tomates para que se cocinen. Añadir una pizca de sal y cocer todos los tomates hasta que la piel empiece a pelarse.
    2. Sacar los tomates cocidos y dejarlos enfriar unos 5 minutos o hasta que estén manejables al tacto.
    3. Pelar los tomates dejando sólo la pulpa. También puedes desechar las semillas pero dependiendo de tu preferencia. Si te gusta conservar la piel de los tomates, puedes saltarte totalmente el proceso de cocción y picarlos directamente.
    4. Picar todos los tomates finamente y reservarlos para más tarde.
    5. A continuación, tendrás que picar el resto de los ingredientes: cebollas, chiles jalapeños, pimientos verdes, dientes de ajo y cilantro. Pica todas las verduras de forma idéntica a como has picado los tomates.
    6. En un bol pequeño aparte, mezcla todos los condimentos: zumo de lima, azúcar moreno, sal y pimienta. Mezcla hasta que todos los condimentos estén bien combinados.
    7. De vuelta a la olla grande, mezcle todos los ingredientes picados junto con la mezcla de condimentos. Remover hasta que estén bien combinados.
    8. Lleva la salsa a ebullición durante al menos 30 minutos o hasta que se consiga el espesor de salsa deseado.
    9. Una vez cocida, deja que la salsa se enfríe completamente antes de guardarla.

    Preguntas frecuentes

    ¿Cuánto tiempo se puede conservar la salsa casera congelada?

    Lo mejor de congelar la salsa casera es que puedes utilizarla durante mucho tiempo. Se mantendrá comestible hasta 6 meses en el congelador siempre que los recipientes estén bien cerrados . Tienes un suministro de 6 meses de salsa ilimitada sin tener que prepararla una y otra vez cuando la necesites para las comidas habituales, ocasiones especiales o simplemente para los antojos.

    ¿Por qué mi salsa casera está demasiado aguada?

    Es por las semillas del tomate. Por eso algunos cocineros quitan las semillas al hacer la salsa para que tenga una consistencia más espesa al hervirla. Puedes remediarlo hirviendo la salsa durante más tiempo o añadiendo una ruda para espesar la salsa. No te preocupes si queda muy aguada, la próxima vez sólo quita las semillas para crear una mejor consistencia de salsa.

    ¿Es necesario pelar los tomates para la salsa?

    Lo ideal es pelar los tomates para hacer la salsa. Si eres de los que les gusta la salsa suave y limpia de sabor, es mejor que te deshagas de la piel. Pero si no te importa masticar la piel dura, puedes conservarla.

    Todo depende de las preferencias, a algunos les gusta con la piel intacta y a otros no. Otros métodos que puedes utilizar para pelar fácilmente la piel del tomate, aparte de hervirlo, son asarlo o asarlo a la parrilla.

    ¿Cómo puedo saber si la salsa está estropeada?

    Es obvio cuando la salsa se ha echado a perder o no es comestible para consumir. Verás rastros de moho en la superficie de la salsa. Una vez que lo veas, debes desecharla y ni siquiera intentes probarla para asegurarte.

    Si no hay mohos visibles en la superficie, prueba a probar un poco. Si está demasiado agria o tiene un olor desagradable, deséchala inmediatamente. No consumas salsa estropeada y tira todo el lote. En caso de duda, tírala.

    ¿Cómo se descongela la salsa casera congelada?

    El día antes de que necesites consumir la salsa, sácala del congelador y llévala a la parte superior de la nevera. Deja que se descongele al menos durante la noche o mantenla allí no más de 3 días . Si tienes prisa, puedes utilizar el horno microondas mediante la configuración de descongelación . Eso sí, ten cuidado con la temperatura para que no acabes con la salsa caliente.

    ¿Cuánto tiempo puede permanecer una salsa casera en la nevera?

    Si no guardas la salsa en el congelador sino en la nevera, se puede consumir en los 6 días siguientes a su elaboración . Recuerda que nunca debes exponer la salsa fuera de la temperatura ambiente durante más de 2 horas . Lo más probable es que se empiecen a acumular bacterias que hacen que se estropee muy rápido. Sólo tienes que sacar una buena cantidad de salsa que necesites y devolverla al frigorífico inmediatamente.

    Clave para llevar

    Nunca tendrás que preocuparte por quedarte sin salsa en casa si la planificas con antelación y la congelas durante 6 meses. Es una de las mejores formas de conservar los tomates, especialmente si tienes una buena cosecha de la temporada.

    En lugar de desperdiciar una parte, haz una sabrosa salsa que te puede proporcionar medio año de suministro para tu comodidad. Siempre que la prepares de la forma correcta, seguro que podrás disfrutar de tus platos mexicanos favoritos en cualquier momento.

    Entradas Relacionadas

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir