¿Es lo mismo el aceite de oliva que el aceite vegetal?

El aceite de cocina es un elemento básico en todas las cocinas domésticas. Existe en diferentes variantes y fuentes. Pero una cosa es segura, la cocina no estará completa sin un buen aceite de cocina.

Hablando de aceite de cocina, hay dos aceites más comunes que todos tenemos en nuestra cocina: el aceite de oliva y el aceite vegetal. Aunque ambos son aceites, no son lo mismo.

¿Cuál es la diferencia entre el aceite de oliva y el aceite vegetal? El Aceite de Oliva es un tipo de aceite de cocina o grasa líquida extraída específicamente de las aceitunas. Mientras que el Aceite Vegetal es otro tipo de aceite de cocina o grasa líquida extraída de semillas o frutos.

Tabla de contenidos

    ¿Qué es el aceite de oliva?

    El aceite de oliva se extrae de las aceitunas frescas enteras hasta producir sus aceites naturales. El método utilizado es el prensado de las aceitunas en una máquina operada manual o automáticamente.

    Este tipo de aceite no sólo se utiliza para cocinar, sino también para otros fines, como combustible para lámparas, ingrediente de productos cosméticos y usos farmacéuticos. También desempeña un papel importante en las ceremonias o rituales religiosos.

    España es el primer productor de aceites de oliva, seguido de Italia y Grecia. Se producen en diferentes variedades de cultivares de aceitunas. Su sabor, textura y vida útil varían, adaptándose a diferentes usos. Su color puede ir del verde al violeta o al negro, dependiendo de la madurez del fruto.

    Los olivos son más comunes en la zona mediterránea. Se utilizan desde el octavo milenio antes de Cristo.

    ¿Qué es el aceite vegetal?

    El aceite vegetal extrae los aceites de semillas comunes como la soja, la colza y la manteca de cacao . Mientras que para las frutas se suele extraer del aceite de palma y del aceite de salvado de arroz.

    Otras fuentes de aceite vegetal ampliamente utilizadas en todo el mundo son el maíz, el sésamo, la avellana, el cacahuete, el girasol y la semilla de uva. Los aceites vegetales que se utilizan en otros países pueden variar en función de la ubicación geográfica y la disponibilidad de las fuentes de aceite.

    Estas grasas vegetales son una mezcla de triglicéridos, el mismo componente que se encuentra en las grasas animales. Además de utilizarse en la cocina, también pueden emplearse con fines industriales y como sustitutos de los combustibles, como los biocombustibles.

    Se ha utilizado ya en el año 4500 a.C. en Israel y Palestina.

    ¿Podemos sustituir el aceite de oliva por aceite vegetal?

    ¡Sí, se puede! Aunque habrá una gran diferencia en cuanto al sabor, los beneficios que aporta son mucho mejores y más saludables.

    ¿Por qué usar aceite de oliva en lugar de aceite vegetal?

    La mayor parte del contenido de grasa presente en el aceite de oliva es grasa monoinsaturada. Según las investigaciones de los expertos en salud de la Asociación Americana del Corazón (AHA), este tipo de grasa es esencial para la salud.

    Opta siempre por el aceite de oliva virgen extra, ya que no se procesa ni con calor ni con disolventes. Los nutrientes del aceite siguen intactos ya que el proceso no ha alterado su calidad y forma original.

    Es importante tener en cuenta que todo debe tomarse con moderación. El aceite de oliva sigue siendo considerado como "grasa" y su consumo excesivo puede provocar problemas de salud.

    Consejos para sustituir el aceite vegetal por el de oliva

    Tanto si quieres reducir tus calorías como si simplemente optas por una alternativa más saludable, te tenemos cubierto.

    Aquí tienes nuestros consejos saludables y una forma fácil de utilizar el aceite de oliva:

    Cambia la forma de saltear tus alimentos.

    Saltear el plato sólo hace que la comida sea más sabrosa y aromática. Normalmente utilizamos aceite de cocina normal calentado, echamos un poco de ajo y cebolla , y a continuación el ingrediente principal. No sabíamos que una cucharada de aceite puede contener muchas calorías. Empieza a utilizar aceites de oliva en su lugar para deshacerte de las grasas trans no deseadas y de las calorías extra de tu plato. Se sentirá menos graso y libre de culpa al consumirlo.

    Mejora con tus aderezos de ensalada.

    ¿Sabías que una cucharada de aliño César o mayonesa normal tiene muchas calorías? No quería darte la lata, pero es cierto. Has reducido el almidón y la carne, pero aun así, le pones montones de aderezo a tus verduras. Eso no suena bien. Intenta eliminar los de tu despensa y sustitúyelos por un aliño de aceite de oliva. Una mezcla de 2 cucharadas de aceite de oliva, una pizca de sal y pimienta, un chorrito de limón y una cucharada de vinagre balsámico será un buen aliño saludable para la ensalada. Menos calorías y fácil de hacer.

    Prepara un postre más saludable.

    Una galleta puede contener mucha mantequilla y un pastel húmedo tiene mucha manteca vegetal. Sí, hace que tenga mejor sabor y ofrece una gran textura, pero no es saludable. Puedes sustituir el aceite de oliva al hornear galletas por una alternativa más saludable.

    El sabor y la textura son diferentes, pero es más saludable para ti. Para obtener los mejores resultados, encuentre una tabla de conversión de aceite de oliva descargable en línea. Te guiará con las medidas de cocción en postres específicos.

    Di adiós a los alimentos fritos.

    Sé que nos encanta nuestro clásico pollo frito y las patatas fritas . Sabe tan bien, especialmente si se fríe en aceite hirviendo. Es crujiente y adictivo. Sin embargo, es uno de los alimentos menos saludables que pueden hacer sufrir a tu cuerpo. Prescinde de la freidora y utiliza el horno.

    Si quieres un pollo crujiente, puedes asarlo y ponerle un poco de aceite de oliva en lugar de la mantequilla común. Puedes hacer lo mismo con las patatas fritas. La textura y el sabor siguen siendo los mismos, y además es mucho más saludable. Puedes hacer lo mismo con cualquier otro plato y sustituir las grasas por aceite de oliva a la hora de asar.

    Utilízalo para el pan y la pasta.

    Para hornear pan o incluso para hacer masas de pizza se utiliza manteca vegetal o incluso mantequilla. Prueba a cambiarla por aceite de oliva. Italia lo utiliza mucho en su pan y tiene un sabor divino. Sustituir el contenido de grasa reduce las calorías extra que tu cuerpo no necesita.

    También puedes hacer lo mismo al preparar la pasta. No hay mucha diferencia, salvo que mejora el sabor. Los cheat days no deben ser insanos, sino satisfactorios y saludables. Disfruta de tus pastas y platos de pasta favoritos sin comprometer tu salud.

    ¿Cuál es la opción más saludable?

    El aceite de oliva es el preferido por los expertos en salud por su contenido más saludable. No es de extrañar que combine bien con las ensaladas, la pasta sana y el pan.

    Existen 3 tipos de aceites de oliva: el aceite de oliva virgen extra, el aceite de oliva virgen y el aceite de oliva refinado. El aceite de oliva virgen extra es el de mayor calidad de los tres, ya que contiene un 0,8% de acidez libre y es el de mejor sabor.

    Una cucharada de aceite de oliva contiene 119 calorías, 13,5 g de grasa, 2 g de grasa saturada, 73 g de grasa monoinsaturada y 11 g de grasa poliinsaturada. También tiene vitaminas E y K, además de Omega 3 y 6.

    Aunque el uso del aceite vegetal está muy extendido, la mayoría de las personas preocupadas por su salud intentan alejarse de él y buscar otra alternativa. Debido a sus altos niveles de triglicéridos, puede aumentar el contenido de colesterol de su cuerpo e incluso la grasa corporal.

    Para dar un ejemplo, elijamos el aceite de palma como comparación del aceite de oliva. Una cucharada de aceite de palma tiene 120 calorías, 13,6g de grasa, 49,3g de grasa saturada, 40g de grasa monoinsaturada y 9,3% de grasa poliinsaturada. Además, no tiene minerales y vitaminas esenciales beneficiosas para el organismo.

    El aceite vegetal pasa por un proceso llamado hidrogenación. Los ácidos grasos trans o también conocidos como grasas trans (la grasa poco saludable que no quieres en tu cuerpo), se forman en un reactor de hidrogenación. Aumentan hasta un 40% en peso después del proceso. Los aceites hidrogenados, especialmente los parcialmente hidrogenados, están repletos de ácidos grasos trans y se dice que no son saludables.

    La mayoría de la comida rápida y nuestras frituras favoritas se fríen con aceites vegetales. Además, a nuestros postres favoritos se les añade manteca vegetal para que sepan bien, esponjosos y húmedos. Aunque hace que la comida sepa mejor, puede crear algunos riesgos graves para la salud en el futuro.

    Pero ten en cuenta también que hay otras variedades de aceites vegetales que son más saludables. Considere la posibilidad de utilizar aceite de canola o de aguacate. Tienen más grasas poliinsaturadas que las grasas trans.

    Mi clave

    Personalmente, uso aceite de oliva en lugar de aceite vegetal. Me gusta mucho comer ensaladas, pasta y pizzas. Con el tiempo he aprendido por ensayo y error a perfeccionar estos platos sustituyendo las grasas por aceite de oliva.

    Al principio, el sabor no era el que yo quería, pero cuando probé a utilizar aceite de oliva virgen extra, cambió totalmente el juego. Su sabor lo hace único y con bastante sabor a nuez, haciendo que la comida siga siendo sabrosa.

    También es importante tener en cuenta que el aceite de oliva no es bueno para cocinar a fuego alto. Sólo funciona bien a fuego medio. Por eso, en nuestros consejos anteriores, te animamos a asar o a aprovechar al máximo tu horno. Freír con aceite de oliva no es la mejor opción ya que humea mucho y puede quemar fácilmente los alimentos.

    Espero que hayamos podido dar claridad entre el aceite de oliva y el aceite vegetal. Recuerda siempre que la salud es riqueza.

    Entradas Relacionadas

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir