10 mejores sustitutos del Demi Glace

Demi Glace

La demi-glace es una salsa espesa de color marrón oscuro y un elemento básico de la cocina francesa. La palabra glace proviene del término francés para glaseado, que se utiliza con más frecuencia para describir las salsas.

Suele acompañar a los filetes, el pato y el cerdo, pero es un gran potenciador del sabor como salsa independiente y puede añadir una riqueza gelatinosa y carnosa a cualquier guiso.

Los principales ingredientes de una demi-glace son el caldo de pollo o de ternera, ya que ambos están repletos de sabor.

La demi-glace tiene un sabor mayoritariamente salado, carnoso y rico debido a los altos niveles de sodio que se utilizan en ella. Sin embargo, la demi-glace también tiene un ligero sabor dulce, ya que la salsa suele caramelizarse durante la cocción.

Tabla de contenidos
  1. Los mejores sustitutos de la demi-glace
    1. 1. Demi-glace de pollo
    2. 2. Caldo condensado
    3. 3. Salsa de carne
    4. 4. Caldo de carne
    5. 5. Caldo de verduras
    6. 6. Salsa de champiñones
    7. 7. Vino tinto
    8. 8. Salsa bechamel
    9. 9. Caldo de carne
    10. 10. Mejor que el caldo
  2. Cómo hacer demi-glace
  3. ¿Puedo utilizar caldo en lugar de demi-glace?
  4. ¿Es el demi glace lo mismo que el caldo?

Los mejores sustitutos de la demi-glace

Como ya se ha dicho, la demi-glace no está reservada únicamente a la alta cocina, sino que también puede hacerse o comerse en casa.

Puedes comprar demi-glace en la mayoría de los supermercados y tiendas online, o incluso intentar hacerla tú mismo.

Sin embargo, es posible que la demi-glace no esté siempre disponible para comprar o que no tengas suficiente tiempo para hacerla.

La mayoría de las recetas de demi-glace tardan al menos 12 horas o más, algunas recetas abreviadas ofrecen algo menos de dos horas, pero no es lo mismo.

Los siguientes ingredientes son excelentes sustitutos de la demi-glace, sigue leyendo y elige tu favorito.

1. Demi-glace de pollo

Esto puede parecer una demi-glace más, sin embargo, la demi-glace tradicional se elabora, de hecho, con carne de vaca o de ternera. Esto significa que la demi-glace de pollo es bastante diferente a la demi-glace tradicional.

Para hacer una demi-glace de pollo, hierve primero unas alas y huesos de pollo en una olla de caldo -asegúrate de cubrirla con una tapa-.

A continuación, añade a la olla de caldo el vino blanco, el apio, la zanahoria, la cebolla y las hierbas, y sigue dejándolo cocer.

Una vez que la mezcla haya hervido, asegúrate de colarla. Esto te dejará una demi-glace de pollo espesa y de color marrón oscuro, casi idéntica a una demi-glace tradicional.

Esto puede parecer un gran sustituto de la demi-glace, sin embargo, tienes que planificar con antelación esta salsa, ya que el tiempo total de preparación y cocción es de unas 13 horas.

2. Caldo condensado

El caldo condensado es sin duda uno de los mejores sustitutos de la demi-glace, y el que más tiempo requiere, ya que el caldo puede comprarse simplemente en la mayoría de los supermercados.

El caldo condensado suele venir en forma de pasta y suele ser de carne de vacuno. Basta con mezclar la pasta con el resto del plato al fuego y dejar que haga su magia. Una vez que la pasta haya formado una mezcla parecida a una salsa, estará lista para comer. 

Si quieres un sabor aún más rico o una imitación más cercana a la demi-glace tradicional, mezcla la pasta de caldo condensado con un poco de vino tinto mientras la calientas.

Al igual que la demi-glace tradicional, el caldo condensado tiene un sabor muy fuerte y rico, por lo que no se aconseja utilizar mucha pasta. En su lugar, mezcla gradualmente la pasta hasta que la riqueza de la salsa sea de tu agrado.

3. Salsa de carne

Sopa de carne

La salsa de carne es quizás el sustituto más obvio del demi-glace. Se presenta en dos formas: salsa de carne ya preparada en un tarro o salsa de carne en polvo. Ambas tienen un resultado similar.

Si utilizas salsa de carne en tarro, simplemente añade la salsa a tu plato hasta que se caliente. Si eliges usar salsa de carne en polvo, mezcla el polvo con una taza de harina y dos tazas de agua.

Esto debería empezar a reducirse y crear una salsa espesa. Si la salsa está demasiado espesa, sigue añadiendo gradualmente más agua hasta que esté a tu gusto.

La salsa de carne es un gran sustituto, ya que tiene la misma textura, color y espesor que la demi-glace. Una vez más, es un sustituto fácil y eficiente en cuanto a tiempo que tiene un sabor muy parecido al auténtico.

4. Caldo de carne

caldo de res

Al igual que la salsa de carne, el caldo de carne es una imitación muy cercana a la demi-glace. Cuando se cocina, el caldo de carne tiene un sabor muy fuerte y un buen nivel de espesor.

El caldo de carne suele carecer de la misma textura que la demi-glace, por lo que no siempre es lo que necesitas. Para solucionar esta diferencia, basta con añadir gradualmente una taza de harina a la salsa hasta que el espesor sea de tu agrado.

Muchas personas que utilizan el caldo de carne como sustituto de la demi-glace no lo valoran mucho. Esto se debe a que caen en el primer obstáculo y mezclan el caldo con agua. Esto reduce la calidad y el espesor de la salsa.

En su lugar, para conseguir una imitación casi exacta de la demi-glace, mezcla el caldo de carne con dos tazas de vino tinto, lo que dará lugar a un grosor similar.

5. Caldo de verduras

Caldo de verduras

El caldo de verduras es una alternativa vegetariana muy apreciada a la demi-glace tradicional. Aunque al principio no parezca tan espeso como un demi-glace, puedes cambiarlo fácilmente.

Añade caldo de verduras a una cacerola y añade poco a poco una taza de harina mientras el caldo hierve. Mantén el caldo sobre el fuego hasta que se reduzca a una salsa espesa.

Es fácil saber cuándo tu caldo de verduras se acerca a la textura de la demi-glace, ya que será difícil remover la cuchara a través de la mezcla espesa.

6. Salsa de champiñones

Salsa de setas

La salsa de setas es otro sustituto vegetariano muy apreciado de la demi-glace. Aunque no sabe igual debido a su receta sin carne, el sabor es igual de delicioso y podría decirse que es lo más parecido a un sustituto vegetariano.

La salsa de setas se describe como terrosa, rica y sabrosa, lo que la convierte en el sustituto ideal para los vegetarianos o los que no les gusta la carne.

Esta salsa es bastante fácil de hacer. Primero haz un roux con mantequilla y harina; remueve esta mezcla continuamente sobre el fuego hasta que se forme una salsa.

A continuación, añade los champiñones picados a la salsa y remueve. Mantenlo al fuego hasta que la mezcla empiece a reducirse, lo que te dejará una salsa espesa.

7. Vino tinto

Vino tinto

La salsa de vino tinto es un gran sustituto del demi-glace. Su sabor espeso, rico y jugoso la hace muy similar a la auténtica.

Hacer una salsa de vino tinto es posiblemente la forma más fácil de hacer un sustituto. En primer lugar, mezcla el vino tinto con harina o maicena sobre el fuego hasta que espese y acabe por reducirse. ¡Sigue removiendo!

Este sustituto es una opción muy atrevida, y desde luego no es para los poco aventureros o los comedores quisquillosos.

Sin embargo, el vino tinto es un gran sustituto, pero lo que compensa en riqueza le falta en sutileza, por lo que puede ser demasiado rico para el gusto de algunas personas.

8. Salsa bechamel

Salsa bechamel

La salsa bechamel puede parecer un candidato poco probable para un sustituto de la demi-glace, sin embargo, es una imitación muy deliciosa y única. La salsa bechamel se utiliza en una serie de platos debido a su versatilidad.

La clásica salsa francesa es rápida y fácil de hacer. Basta con mezclar la leche, la mantequilla y la harina al fuego; añade poco a poco la harina hasta que la salsa sea lo suficientemente espesa para tu gusto.

Sin embargo, la salsa puede espesar muy rápidamente e incluso quemarse, por lo que debes vigilarla mientras está al fuego. Pero si haces la bechamel demasiado espesa, es muy fácil diluirla simplemente añadiendo más leche.

9. Caldo de carne

Caldo de carne

El caldo de carne es una buena imitación de la demi-glace, ya que tiene el mismo sabor a carne. Se aconseja optar por la versión baja en sodio de los cubos de caldo, ya que puede ser muy salado.

Sólo tienes que añadir un cubito de caldo a tu plato, normalmente tres equivalen al sabor y grosor de la demi-glace. Sigue removiendo los cubos hasta que se haya disuelto.

Al igual que con otros sustitutos, añade un poco de vino tinto para aumentar la riqueza de tu salsa.

10. Mejor que el caldo

No tan diferente de los cubos de caldo de carne, Better than Bouillon es una pasta espesa muy similar a la demi-glace.

Al igual que con los cubos de caldo, intenta optar por un caldo "Better than Bouillon" bajo en sodio, ya que, de nuevo, podría hacer que tu plato fuera demasiado salado si optas por la alternativa normal de sodio.

Para utilizar Better than Bouillon, disuelve cuatro cucharaditas de la pasta en dos tazas de agua hirviendo para crear un caldo.

Añade más Better than Bouillon si quieres espesar la salsa, aunque es poco probable que lo necesites, ya que es una imitación bastante buena de la demi-glace.

Cómo hacer demi-glace

La demi-glace se ve con más frecuencia en los restaurantes de alto nivel, ya que es una salsa bastante cara.

Sin embargo, no está totalmente reservada a la alta cocina y puede disfrutarse como una comodidad casera. Hacer demi-glace en casa puede ser sencillo. 

Pero primero debes hacer la base de una salsa espagnole, una salsa francesa hecha con caldo de carne de vaca o ternera combinado con pasta de tomate y reducido, que luego debes combinar con caldo de carne.

Hierve a fuego lento la mezcla de demi-glace hasta que se reduzca al menos a la mitad. Este paso es crucial porque la reducción del caldo aumenta el espesor de la salsa y asegura que esté llena de sabor.

Una vez que la mezcla se haya reducido a la mitad, cuela la salsa para eliminar cualquier grumo o mezcla no reducida. Después, añade el componente esencial para conseguir una salsa rica: el vino de Jerez.

Ahora que has hecho tu demi-glace, puede guardarse en el frigorífico durante unas dos semanas, mucho más tiempo que su homólogo de caldo, que sólo debe conservarse en el frigorífico durante dos días.

Incluso puedes guardar la demi-glace en el congelador. Vierte tu demi-glace en una bandeja de cubitos de hielo para que puedas acceder a ella fácilmente y descongelarla en el futuro.

¿Puedo utilizar caldo en lugar de demi-glace?

El caldo es una brillante imitación de la demi-glace, tal y como se muestra en las alternativas anteriores. Es sabroso, fácil de usar y ahorra mucho tiempo. 

Aunque a algunas personas les puede echar para atrás el uso de caldo por su consistencia bastante fina, se puede espesar muy fácilmente.

Sólo tienes que añadir maicena al caldo hasta que tenga la misma consistencia espesa que un demi-glace.

Pero ten cuidado de añadir gradualmente la maicena, ya que una cantidad excesiva puede dar lugar a una textura casi pegajosa.

Sin embargo, algunas personas pueden seguir argumentando que el caldo es un mal sustituto de la demi-glace, ya que no siempre tiene la misma profundidad de sabor que ésta.

El caldo puede resultar bastante salado cuando se reduce, por lo que al utilizarlo se corre el riesgo de salar demasiado la salsa, por lo que se aconseja optar por alternativas de caldo bajas en sodio.

¿Es el demi glace lo mismo que el caldo?

El demi-glace no es lo mismo que el caldo, aunque es una muy buena imitación del demi-glace. El caldo se utiliza a menudo para aromatizar sopas, salsas y guisos.

Es muy eficaz y fácil de usar. Basta con disolver la cantidad necesaria de cubitos de caldo o de Better than Bouillon en la salsa para crear un caldo instantáneo lleno de sabor.

La similitud entre el caldo y el demi-glace es que ambos están hechos esencialmente de caldo. Sin embargo, el caldo -los cubos en particular- está más deshidratado que el demi-glace y suele necesitar mucho líquido, ya sea agua o vino tinto, para ayudar a liberar el sabor deseado.

Como ya hemos dicho, el caldo es muy salado y es difícil encontrar un buen equilibrio en la salsa, así que intenta utilizar una alternativa baja en sodio para conseguir el sabor deseado.

El caldo viene en una gama de sabores, como carne de vaca, pollo, cordero y verduras. El más común como sustituto del demi-glace es el de ternera, pero se puede utilizar cualquiera según tu gusto.

Si no encuentras un demi-glace a tu gusto o simplemente quieres una alternativa diferente, estos 10 sustitutos te resultarán muy útiles.

Lorena

Hola, soy Lorena y me encanta cocinar. Empecé este blog para ayudarte a encontrar los ingredientes adecuados para tus recetas y ayudarte a ser un mejor cocinero. Espero que este blog te resulte útil y, si tienes alguna pregunta, ¡no dudes en ponerte en contacto conmigo!

Entradas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir