Mejillones verdes y mejillones negros: ¿Cuál es la diferencia?

Tanto los mejillones verdes como los negros son el ingrediente principal de muchos platos deliciosos. Estos tipos de mejillones aportan a tu comida un gran sabor parecido al de las setas, con un gusto ligeramente dulce, pero ¿son iguales?

La verdad es que, aunque hay muchas similitudes entre los mejillones verdes y los negros, también hay muchas diferencias que debes tener en cuenta antes de elegirlos para tu próxima comida.

Tabla de contenidos
  1. Mejillones verdes vs. mejillones negros: Cuadro comparativo
  2. t
  3. ¿Son mejores los mejillones verdes o los negros?
    1. ¿Cuándo debes utilizar mejillones negros y verdes en tus recetas?
  4. ¿A qué saben los mejillones verdes?
  5. ¿Qué mejillones son mejores los azules o los verdes?
  6. ¿Cómo elegir los mejores mejillones?
    1. ¿Qué combina bien con los mejillones verdes y negros? 
    2. ¿De cuántas maneras puedes conservar los mejillones?
    3. Guárdalos en el frigorífico 
  7. ¡Congélalos!
  8. Conservación de los mejillones cocidos
  9. Palabras finales

Mejillones verdes vs. mejillones negros: Cuadro comparativo

t

Diferencias Mejillones verdesMejillones negros 
Color Conchas de tono verdoso o grisConchas de tono negro u oscuro
Sabor Sabor dulce, parecido al de las setasConchas de tono negro u oscuro
Tamaño 6 pulgadas 2.5 pulgadas 
DisponibilidadMás difícil de encontrar, especialmente en EE.UU.Más disponible que los mejillones verdes 
Origen Costas de Sudamérica y Norteamérica, costas del Pacífico de Nueva ZelandaCostas del Pacífico, costas del Atlántico 
Textura Masticable Suave y tierna

¿Son mejores los mejillones verdes o los negros?

Los mejillones verdes y negros son similares en cuanto a sabor, por lo que es difícil decidir si un tipo es mejor que el otro. Sin embargo, teniendo en cuenta que los mejillones negros suelen tener un sabor más intenso y dulce que los verdes, mucha gente los prefiere también.

En definitiva, puedes disfrutar de los mejillones como quieras siempre que los prepares correctamente y con los condimentos adecuados.

En cuanto a la salud, tanto los mejillones verdes como los negros son ricos en proteínas, bajos en grasa y excelentes para la salud de tus músculos, huesos y cartílagos. También son excelentes para la piel, independientemente del tipo de mejillón que elijas.

¿Cuándo debes utilizar mejillones negros y verdes en tus recetas?

Los mejillones verdes y negros pueden formar parte de muchos tipos de comidas diferentes, ya que puedes utilizarlos indistintamente. También puedes utilizar cualquiera de estos mejillones para sustituir con éxito a las almejas o las ostras.

Sin embargo, es importante saber que, a diferencia de las almejas o las ostras, los mejillones no pueden disfrutarse crudos y tendrás que cocinarlos para sacarles el máximo partido en una receta.

La única forma de servir los mejillones crudos es dejándolos en remojo en un marinado ácido.

¿A qué saben los mejillones verdes?

Los mejillones verdes tienen un sabor deliciosamente dulce, también parecido al de las setas. Son masticables pero tiernos al mismo tiempo. El sabor final de los mejillones dependerá de la forma en que los prepares y de los condimentos que utilices en la receta.

Los mejillones verdes fritos en la sartén pueden ser más tiernos y menos dulces y tomarán mucho sabor del resto de tus ingredientes. En cambio, al hervirlos, estos mejillones adquirirán la textura masticable que a muchos les encanta.

Sólo asegúrate de no hervirlos en exceso. Los mejillones verdes bien hervidos están listos en unos 3-6 minutos. En cuanto se abran tendrás que comprobar que están cocidos y retirarlos del fuego.

Cocinar los mejillones de la forma correcta y durante el tiempo adecuado, te ayudará a asegurarte de que tienen la textura y el sabor adecuados y son fáciles de sacar de la concha.

Si quieres que tus mejillones sepan aún mejor, debes saber que siempre puedes añadirles ajo, cebolla, mantequilla o pimienta negra y sal, y que van muy bien con un vaso de vino blanco.

¿Qué mejillones son mejores los azules o los verdes?

Mucha gente prefiere los mejillones verdes porque son más grandes y más ricos en sabor. Sin embargo, los mejillones azules no sólo son más pequeños, sino que también tienen un sabor salado y son incluso más masticables que los verdes.

Si no eres un experto en mejillones, puede ser difícil distinguir la diferencia de sabor entre los verdes y los azules. Pero una vez que comas cada tipo de mejillones unas cuantas veces, se hará más evidente y seguramente tendrás tus preferencias.

¿Cómo elegir los mejores mejillones?

Los mejores mejillones son los vivos y también son los más caros. Los mejillones frescos son una gran elección para todo tipo de platos. Busca mejillones que tengan conchas delgadas y una textura húmeda, e intenta comprarlos sin congelar si es posible.

Los mejillones que se estropean suelen pegarse y tienen un olor a podrido. Los mejillones deben tener un olor a mar propio de todos los mariscos, pero deben seguir oliendo frescos y apetecibles.

Comprueba también si los mejillones están abiertos, ya que puede ser una señal de que son viejos. Los mejillones frescos suelen estar cerrados y, aunque estén ligeramente abiertos, necesitan cocción para llegar al estado que deseas.

¿Qué combina bien con los mejillones verdes y negros? 

Si quieres preparar unos mejillones deliciosos, te alegrará saber que van muy bien con una variedad de bebidas y guarniciones.

En cuanto a las bebidas, puedes acompañar tus mejillones verdes o negros con vino blanco, Pinot Grigio, Chardonnay, o incluso cerveza y sidra. Si buscas una deliciosa guarnición, desde las patatas fritas hasta el arroz y las verduras pueden ser una gran opción.

Los mejillones también son sabrosos por sí solos, así que si quieres tomar una ración puedes disfrutarla sin ningún otro acompañamiento. No acompañes los mejillones con carne o pescado, a no ser que te guste esa variedad de fuentes de proteínas en particular.

¿De cuántas maneras puedes conservar los mejillones?

Si has hecho demasiados mejillones, hay dos formas de almacenarlos de forma segura para poder disfrutarlos más tarde.

Guárdalos en el frigorífico 

El método más sencillo para almacenar tus mejillones es refrigerarlos.

Sólo tienes que colocar tus mejillones vivos en un recipiente sin tapa. Quieres que reciban el aire que necesitan mientras están en la nevera. También es importante añadir una bandeja debajo del recipiente para el líquido extra que puedan desprender tus mejillones mientras están allí.

Se sugiere cubrir el recipiente con un paño que permita el paso del aire. Además, no es necesario añadir agua o líquido si almacenas los mejillones de esta manera.

La temperatura ideal para guardar los mejillones en la nevera es entre 4 °C (39 °F) y 8 °C (46 °F). Sólo tienes que escurrir el líquido que sale de los mejillones a diario. Puedes guardarlos así hasta 3-4 días de forma segura.

¡Congélalos!

Antes de congelar los mejillones, debes desespinarlos y desechar los que encuentres muertos. Mételos en una bolsa segura para la congelación o en un recipiente seguro para la congelación. Saca el aire de la bolsa lo mejor que puedas y coloca los mejillones en el congelador.

Asegúrate de escribir la fecha en la bolsa o en el recipiente para saber dónde los has metido en el congelador.

Si mantienes una temperatura constante de 0 grados F o -18 grados C, tus mejillones deberían permanecer seguros hasta 3 meses en el congelador. Si utilizas mejillones congelados durante más de 3 meses, pueden ponerse blandos.

Cuando descongeles los mejillones, cocínalos antes de dos días para que no tengan tiempo de ponerse malos.

Conservación de los mejillones cocidos

Cuando guardes los mejillones cocidos en la nevera, asegúrate de ponerlos en un recipiente cerrado o en una bolsa con cierre. Puedes refrigerarlos junto con el caldo en el que se cocieron. Los mejillones cocidos pueden conservarse en la nevera hasta cuatro días.

Cuando congeles los mejillones cocidos, cúbrelos con suficiente caldo de la cocción. Además, guárdalos en un recipiente cerrado. Puedes guardar los mejillones así hasta cuatro meses, siempre que mantengas una temperatura constante.

Comprueba siempre tus mejillones antes de comerlos para asegurarte de que no tienen mal olor o una textura pegajosa y que siguen estando buenos. Si tus mejillones, frescos o cocidos, desarrollan esas características desagradables, no los consumas.

Palabras finales

Tanto los mejillones verdes como los negros pueden ser una opción deliciosa para una comida nutritiva.

Cuando pruebes ambos, sabrás cuál prefieres. Asegúrate de seguir la información de esta guía a la hora de cocinar y conservar los mejillones correctamente para poder sacarles el máximo partido.

Elegir bien los mejillones es importante, ya que los estropeados no son seguros para el consumo. Puedes contar con la frescura de tus mejillones siempre que los almacenes correctamente y los cocines de forma adecuada.

Dado que los mejillones verdes y los negros se pueden utilizar indistintamente, tus preferencias personales serán lo más importante a la hora de elegir uno de ellos.

Ten en cuenta la diferencia de tamaño, pero también la ligera diferencia de sabor, antes de tomar tu decisión, y sé creativo a la hora de condimentarlos, ya que este plato puede ser muy versátil.

En general, los mejillones se convertirán en tus favoritos en cuanto los pruebes. 

Lorena

Hola, soy Lorena y me encanta cocinar. Empecé este blog para ayudarte a encontrar los ingredientes adecuados para tus recetas y ayudarte a ser un mejor cocinero. Espero que este blog te resulte útil y, si tienes alguna pregunta, ¡no dudes en ponerte en contacto conmigo!

Entradas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir