El hierro fundido se pega después de sazonarlo: ¡Aquí tienes el porqué y los métodos de prevención!

Sazonar es la mejor manera de mantener tu sartén de hierro fundido antiadherente.

Ayuda a mantener la superficie de la sartén sin óxido y a prueba de manchas. Sin embargo, a veces la sartén de hierro fundido se vuelve pegajosa después de sazonarla. ¿Por qué ocurre esto, te preguntarás?

Hay dos razones por las que la sartén de hierro fundido se vuelve pegajosa después de sazonarla. O bien has utilizado demasiado aceite en el aderezo. O has intentado sazonar la sartén con una sartén fría. En este caso, tendrás que limpiar la sartén y volver a sazonarla antes de cocinar nada.

En este post, veremos lo que puedes hacer si tu sartén de hierro fundido está pegajosa después de sazonarla y responderemos a algunas dudas comunes que puedas tener.

Así que, ¡permanece atento hasta el final del post y despeja todas tus dudas!

Tabla de contenidos
  1. ¿Debe estar pegajosa una sartén de hierro fundido después de sazonarla?
  2. ¿Cómo puedo quitar los residuos pegajosos de mi sartén de hierro fundido?
    1. 1. El residuo es leve 
    2. 2. El residuo es ligeramente mayor
    3. 3. Hay una acumulación de residuos
    4. 4. Hay óxido en la sartén
  3. ¿Puedo cocinar con hierro fundido pegajoso?
  4. ¿Cómo hacer que tu sartén de hierro fundido no esté pegajosa?
    1. Lavar la sartén
    2. Frota una fina capa de aceite
    3. Calienta la sartén en el horno
  5. ¿Cómo arreglar el sazón desigual de la sartén de hierro fundido?

¿Debe estar pegajosa una sartén de hierro fundido después de sazonarla?

Por lo general, una sartén de hierro fundido no se pega después de sazonarla adecuadamente.

El condimento proporciona un revestimiento duradero a la sartén que evita que los alimentos se quemen. Sin embargo, si tu sartén de hierro fundido está pegajosa incluso después de sazonarla, hay dos razones para ello.

En primer lugar, al sazonar tienes que añadir una fina capa de aceite vegetal o cualquier otro aceite a la sartén y luego hornearla. Si has utilizado demasiado aceite para sazonar la sartén, no se horneará bien y quedará desigual y pegajosa.

Además, si utilizas demasiado aceite mientras cocinas, puede hacer que la superficie de la sartén se vuelva pegajosa y se acumulen residuos.

En segundo lugar, si no calientas la sartén lo suficiente y empiezas a cocinar en ella, también se creará una superficie pegajosa. Imagínate cómo añadir aceite frío a una sartén fría puede hacer que se forme un residuo pegajoso en la sartén y afectar a tu forma de cocinar.

¿Cómo puedo quitar los residuos pegajosos de mi sartén de hierro fundido?

Si cocinas en una sartén ya pegajosa, no hay duda de que con el tiempo se acumularán residuos pegajosos.

Entonces, ¿qué puedes hacer para quitar los residuos pegajosos de la sartén de hierro fundido? Veamos las 4 mejores formas de eliminar fácilmente los distintos tipos de residuos de la sartén.

1. El residuo es leve 

Si el residuo se debe a que el condimento fue desigual la primera vez, limpia suavemente la sartén y vuelve a condimentarla. Así es como debes hacerlo

  1. Precalienta el horno a 450 °F y coloca papel de aluminio en la bandeja. 
  2. Coloca la sartén de hierro boca abajo en la bandeja superior.
  3. Hornéala durante una hora en el horno.
  4. Abre la puerta del horno y deja que se enfríe.
  5. Una vez enfriada, utiliza un paño y pule la sartén para que el exceso de aceite se absorba y se distribuya uniformemente.

2. El residuo es ligeramente mayor

Si el residuo es ligeramente mayor que en el último caso, sigue los pasos que se indican a continuación y limpia tu sartén:

  1. Coge lana de acero multigrado o sal marina y restriega bien la sartén. 
  2. Aclara la sartén con agua caliente para eliminar los restos.
  3. Vuelve a sazonar la sartén como has mencionado en el primer caso. 

3. Hay una acumulación de residuos

Si sigues utilizando la sartén desigual o mal sazonada para cocinar, se producirá una enorme acumulación de residuos pegajosos.

Aunque con el paso del tiempo resulta difícil limpiarla, nunca es imposible. Sólo tienes que seguir los siguientes pasos y comprobarlo por ti mismo:

  1. Coge un rascador o un estropajo y rasca los residuos, tanto como puedas.
  2. Si aún quedan residuos, añade unos centímetros de agua y pon la sartén a fuego lento durante 5 minutos.
  3. De nuevo, intenta eliminar los residuos de la acumulación con la rasqueta o la almohadilla.
  4. Seca bien la sartén y frótala con una fina capa de aceite.
  5. Sigue todos los pasos para sazonar la sartén y ya está lista.

4. Hay óxido en la sartén

Si ves porciones anaranjadas en la sartén, es que se ha acumulado óxido en la sartén. Los pasos que se mencionan a continuación pueden ayudarte a resolver este problema:

  1. Empapa el estropajo en agua jabonosa.
  2. Restriega la superficie de la sartén hasta que las partes anaranjadas dejen de ser visibles.
  3. Por último, vuelve a enjabonarla con cuidado.

¿Puedo cocinar con hierro fundido pegajoso?

Puedes cocinar con hierro fundido pegajoso, pero no te conviene hacerlo porque no es lo ideal. Básicamente, cuando cocinas en una sartén pegajosa, la comida se cocinará pero también se pegará a la sartén.

Sólo aumentará la acumulación de residuos con el tiempo. Cuantos más residuos haya en la sartén, más difícil te resultará limpiarla antes de volver a utilizarla. Con el tiempo, el estado de tu sartén no será tan bueno como debería. Pero no se trata de esto.

Lo principal es que cocinar con una sartén de hierro pegajosa empeorará el sabor de tu comida. Hay dos razones para ello. Primero, la acumulación de residuos pegajosos, y segundo, la oxidación del hierro.

Sin un buen aderezo, no habrá una capa protectora en el hierro. En consecuencia, interactuará con el aire y la humedad presentes en el entorno. Así, puede formarse una capa de óxido en la sartén.

Aunque el óxido no es perjudicial para la salud, hará que tu comida no sepa como antes. Así que, en definitiva, abstente de cocinar con una sartén de hierro fundido pegajosa.

¿Cómo hacer que tu sartén de hierro fundido no esté pegajosa?

Para que tu sartén de hierro fundido no se pegue, tienes que sazonar la sartén perfectamente. Después de hablar tanto de la sazón, veamos por fin cómo puedes hacerlo.

Lavar la sartén

Antes de empezar nada, es importante limpiar bien la sartén para eliminar la suciedad y los gérmenes. Para ello, friega la sartén con agua jabonosa.

Asegúrate de que el agua esté ligeramente caliente. Después, déjala en la encimera de la cocina para que se seque. También puedes utilizar una toalla para secar la sartén. Por último, coloca la sartén sobre una llama de gas para eliminar el agua sobrante. Esto también dilatará los poros de la sartén.

Frota una fina capa de aceite

Una vez que hayas retirado la sartén del fuego, coge un paño sin pelusa y frota una fina capa de aceite por toda la sartén, incluidas las asas. Frota bien el aceite con el paño para que no haya exceso de aceite en la sartén.

El exceso de aceite puede acumularse en una esquina de la sartén. Aunque no te des cuenta en este paso, lo verás después de sazonar. Habrá una superficie irregular con todo el exceso de aceite.

Consejo: Aunque puedes utilizar cualquier aceite para sazonar, te recomendamos el aceite de linaza, el aceite de canola o el aceite de semilla de uva. Todos estos aceites tienen un buen contenido de grasa que es importante para sazonar. 

Calienta la sartén en el horno

Precalienta el horno a 450 °F y mete la sartén aceitada durante 30-40 minutos. Utilizar el horno es la forma más eficaz de sazonar, ya que el horno proporciona un calor uniforme que fija el aceite de forma homogénea.

Consejo: Coloca una bandeja para hornear o papel pergamino debajo de la sartén y dale la vuelta a la sartén. Si aún queda algún exceso de aceite, éste fluirá y caerá sobre la bandeja de horno.

Tras sacar la sartén del horno después de media hora, repite los pasos 3 veces más para conseguir un aliño perfecto y uniforme. Deja que la sartén se enfríe. Finalmente, ¡ya está lista para cocinar!

¿Cómo arreglar el sazón desigual de la sartén de hierro fundido?

El sazonamiento desigual de una sartén hace que tenga un aspecto irregular. Significa que cuando miras la sartén, verás que hay algunas partes que son negras y brillantes. Otras partes son opacas y grises.

Además, cuando toques la superficie, sentirás que las partes grises son ásperas y con relieve, mientras que las partes negras son brillantes. Así, no habrá uniformidad en la sartén.

Para que tu sartén se mantenga en excelente estado durante años, es vital que arregles el desajuste de la sartén de hierro fundido. Por tanto, veamos cómo puedes arreglarlo.

Si tu dolor es bastante suave y brillante y hay leves manchas, lo más probable es que se deba a que no la has sazonado adecuadamente varias veces. Por tanto, lo único que tienes que hacer es volver a sazonarlo.

La forma correcta es sazonar una sartén de hierro fundido 3-4 veces para que se forme una capa final y suave de aceite en la superficie. Hazlo una y otra vez para evitar las manchas leves.

Sin embargo, si tu sartén tiene bastantes parches y es irregular, puedes limpiarla frotando la sartén con un rascador. Esto eliminará todos los restos de condimentos desiguales e inadecuados.

Una vez que hayas terminado, lava la sartén con agua y jabón de lavavajillas. Déjala secar. Luego, límpiala con una toalla. Ahora, vuelve a sazonar la sartén para conseguir esta vez la capa perfecta de aceite.

Consejo: Para evitar que el aliño sea desigual por segunda vez, utiliza aceite de linaza. Crea una superficie estable y duradera. Además, tiene un punto de humeo muy bajo y grasas insaturadas que ayudan en el proceso de aliño. 

Lorena

Hola, soy Lorena y me encanta cocinar. Empecé este blog para ayudarte a encontrar los ingredientes adecuados para tus recetas y ayudarte a ser un mejor cocinero. Espero que este blog te resulte útil y, si tienes alguna pregunta, ¡no dudes en ponerte en contacto conmigo!

Entradas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir