Cómo enlatar judías verdes sin una olla a presión: Guía paso a paso

Si has pensado en enlatar tus judías verdes en lugar de comprarlas ya enlatadas, has venido al lugar adecuado. En esta guía, te mostraremos cómo puedes enlatar judías verdes sin un enlatador a presión ni ninguna otra herramienta complicada. 

Tabla de contenidos
  1. Guía paso a paso para enlatar judías verdes sin una olla a presión 
    1. Paso 1: Lavar las judías verdes 
    2. Paso 2: Córtalas en bocados de menor tamaño
    3. Paso 3: Añade sal a los tarros
    4. Paso 4: Elige tu método
    5. Paso 5: Cubre las alubias de los tarros con la mezcla encurtida
    6. Paso 6: Séllalas con una tapa hermética 
    7. Paso 7: Dale a tus tarros de judías un baño caliente 
    8. Paso 8: Deja que los tarros se enfríen y guárdalos
  2. ¿Es seguro enlatar judías verdes al baño María?
  3. ¿Qué puedo utilizar si no tengo un enlatado a presión?
  4. ¿Se pueden envasar en frío las judías verdes?
  5. ¿Hay que cocer las judías verdes antes de enlatarlas?
  6. ¿Cuánto tiempo duran las judías verdes en conserva?
  7. Conclusión

Guía paso a paso para enlatar judías verdes sin una olla a presión 

Prepara tus judías y empecemos a enlatarlas. Necesitarás tarros, sal, una mezcla de encurtidos y agua para completar este proceso. 

Paso 1: Lavar las judías verdes 

Lavar las judías verdes antes de enlatarlas es un paso crucial. Remójalas en agua fría y asegúrate de eliminar toda la suciedad o los residuos que puedan tener.

Revisa tus judías con ojo crítico, ya que no quieres que haya ninguna bacteria en los tarros de conserva. Una vez lavadas las alubias, tendrás que escurrirlas bien para que no les sobre agua. 

Paso 2: Córtalas en bocados de menor tamaño

Dependiendo del tamaño de tus alubias, tendrás que cortarlas en trozos más pequeños. Corta los dos extremos de las alubias si no están ya cortados y decide la longitud que quieres que tengan.

La longitud más popular que la gente prefiere cuando se trata de judías en conserva es de una pulgada. Pero no dudes en cortarlas a la longitud que quieras.

Paso 3: Añade sal a los tarros

Lava bien los tarros y añade un poco de sal en el fondo, antes de añadir las alubias. No es necesario que añadas demasiada sal, ya que sólo media cucharadita es suficiente para un tarro de medio litro.

La mejor sal que debes utilizar es la sal marina y mantente alejado de la sal yodada para este paso. En las judías enlatadas, la sal tiene la finalidad de conservar su calidad durante más tiempo. 

Paso 4: Elige tu método

Hay dos formas de almacenar tus alubias. Puedes almacenarlas en frío o cocidas.

El método de envasado en frío consiste en utilizar judías verdes crudas y simplemente añadirlas al tarro. El método de envasado en caliente requiere que hiervas las judías verdes antes de añadirlas al tarro y enlatarlas.

No hiervas las judías más de cinco minutos, ya que quieres conservar su textura firme y algo crujiente. Después de hervirlas, escúrrelas bien antes de añadirlas a los tarros.

Paso 5: Cubre las alubias de los tarros con la mezcla encurtida

Cuando las alubias estén en los tarros, tendrás que cubrirlas con una capa de mezcla de encurtido. Como no vas a utilizar un enlatado a presión, tendrás que encurtir las alubias para enlatarlas.

Las alubias no son ácidas y necesitan vinagre para compensar la falta de acidez que les ayudará a conservarse con el tiempo. 

Tu mezcla de encurtido puede estar hecha de vinagre, agua y sal. Sin embargo, puedes añadir otras especias, como curry o chile, si quieres dar este tipo de sabores a tus judías verdes.

Mezcla partes iguales de vinagre y agua, con una pizca de sal y otras especias, y viértelo sobre las judías.

Paso 6: Séllalas con una tapa hermética 

El sellado de los tarros de judías en conserva también es muy importante.

Debes presionar las alubias con una cuchara para asegurarte de liberar el aire atrapado en el interior del tarro antes de poner la tapa.

Séllalos bien y limpia los tarros, ya que el líquido podría derramarse en la superficie exterior cuando presiones bien las judías verdes en su interior.

Paso 7: Dale a tus tarros de judías un baño caliente 

Hierve agua en un recipiente lo suficientemente grande para todos tus tarros de judías verdes.

Debes colocar los tarros en el agua caliente durante unos cinco minutos. Si tus tarros son más grandes, puede que tengas que dejarlos en agua caliente hasta diez minutos.

Paso 8: Deja que los tarros se enfríen y guárdalos

Saca los tarros del agua y deja que se enfríen.

Puedes guardarlos en un lugar oscuro con una temperatura ambiente constante. Una vez abierto uno de los tarros de judías verdes, puedes meterlo en la nevera hasta 4 días, pero no puedes volver a enlatarlo.

¿Es seguro enlatar judías verdes al baño María?

¡Es seguro! Sin embargo, asegúrate de utilizar una mezcla de encurtidos sobre ellas porque necesitarás la acidez del vinagre para conservarlas durante más tiempo.

El método de enlatado al baño María se utiliza en muchos hogares. Sin embargo, ten en cuenta que no es un método científico. Para aplicar este método tendrás que colocar los tarros de judías verdes en un recipiente con agua y llevarlo a ebullición.

El agua debe cubrir los tarros uno o dos centímetros. Cuando el agua dentro del enlatador llegue a hervir por completo, se considerará que la presión es lo suficientemente alta como para completar el proceso de enlatado.

A partir de este momento, sólo tendrás que sacar los tarros y guardarlos.

¿Qué puedo utilizar si no tengo un enlatado a presión?

El método del baño de agua funciona muy bien si no tienes un enlatado a presión. Sin embargo, también puedes utilizar el proceso paso a paso anterior para enlatar tus judías verdes de forma segura. 

Te sugerimos que utilices la mezcla de encurtidos incluso si aplicas el método del baño de agua, para que puedas aumentar aún más la vida útil de tus alimentos.

Sin embargo, hay muchas recetas que incluyen diferentes ingredientes para sus alimentos enlatados, así que tendrás que tener en cuenta también tus preferencias personales.

¿Se pueden envasar en frío las judías verdes?

Las judías crudas se pueden enlatar sin hervirlas ni cocinarlas de ninguna manera. Sin embargo, si lo haces, asegúrate de cortar las judías en trozos más pequeños y de quitarles los dos extremos.

Al final del proceso de enlatado, no hay una diferencia significativa entre usar judías verdes frías y usar judías verdes calientes. Pero puede haber una diferencia en cuanto al sabor y la textura.

Las judías precocinadas suelen ser más blandas y tener un sabor más suave que las crudas. Por otra parte, las judías precocinadas también tienden a combinarse con el resto de los condimentos que se añaden al tarro más fácilmente que las crudas.

En última instancia, depende de ti el método que elijas según tu gusto personal.

¿Hay que cocer las judías verdes antes de enlatarlas?

Cocer las judías antes de enlatarlas no es una necesidad, pero puede ser una opción si quieres un sabor más suave y una textura más blanda. En última instancia, tanto si cueces las judías antes de enlatarlas como si no, el proceso de enlatado seguirá siendo el mismo.

Si decides cocer las alubias antes de enlatarlas, no debes hervirlas en exceso, ya que se pondrán demasiado blandas y no se conservarán muy bien.

Además, las judías cocidas pierden una cantidad importante de nutrientes, lo cual es otro factor que debes tener en cuenta.

¿Cuánto tiempo duran las judías verdes en conserva?

Si enlatas tus judías verdes correctamente, puedes conservarlas hasta 3-5 años. Para mantener los tarros en una calidad óptima, es crucial no abrirlos a menos que pienses comerlas.

Además, guárdalos en un lugar oscuro, sin luz solar directa. Quieres que tus tarros se mantengan a una temperatura que no sea demasiado caliente ni demasiado fría, por lo que la temperatura ambiente es ideal para almacenar tus conservas.

Si sigues estas instrucciones, deberías poder conservar tus judías verdes en conserva incluso más tiempo del mencionado.

Por último, asegúrate de que todos los tarros estén cerrados herméticamente para que no entre humedad ni bacterias extrañas en su interior. Las bacterias extrañas pueden comprometer el proceso de almacenamiento de tus judías en conserva y se estropearán mucho más rápido.

Conclusión

Te conviene consumir tus judías verdes en conserva con carne, como filete o pescado, e incluso utilizarlas como ingrediente de tus sopas y guisos.

Las judías verdes en conserva también pueden enriquecer el sabor de las ensaladas y puedes comerlas solas si quieres un tentempié saludable.

Cuando añadas judías verdes en conserva a cualquier plato, ten en cuenta que tienen un sabor suave a sal y vinagre, por lo que tendrás que ajustar el resto de los ingredientes en consecuencia.

Siguiendo esta guía, obtendrás las mejores judías verdes en conserva, sin necesidad de utilizar un enlatador a presión, y podrás disfrutar de ellas durante muchos años.

Por lo tanto, es una inversión que merece la pena hacer, siempre que la hagas correctamente y respetes todas las normas de higiene para que puedas tener una comida segura junto a tus amigos y familiares.

Lorena

Hola, soy Lorena y me encanta cocinar. Empecé este blog para ayudarte a encontrar los ingredientes adecuados para tus recetas y ayudarte a ser un mejor cocinero. Espero que este blog te resulte útil y, si tienes alguna pregunta, ¡no dudes en ponerte en contacto conmigo!

Entradas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir